EL AVANCE DE LOS REINOS CRISTIANOS
D. Rodrigo es el último rey visigodo, derrotado en Guadalete, y desde entonces algunos reinos cristianos se considerarán herederos del reino godo y con derecho a recuperarlo mediante la reconquista. Y a la victoria de Covadonga en el 722, considerada por algunos un mito de la historiografía española, se la denomina como la salus Hispaniae (la salvación de Hispania).
La importancia del Reino de Galicia conlleva que Alfonso II se titule como "Rey de Galicia"
(Vita Karoli) y Alfonso IV "Aldefonso Gallicae Regie" (Guillermo de Malmesbury); a este reino se referirán los cronistas musulmanes en el siglo X:
"Entre las naciones con las que los habitantes de Al-Andalus estaban en hostilidades, la gallega era la más poderosa; a pesar de que los francos tienen hecha la guerra a los musulmanes, los gallegos constituían los más terribles enemigos". (Abdal-Monin Al-Hinyari, según transcripción de Sánchez Albornoz).
La Marca Hispánica se constituye a principios del siglo IX para evitar la penetración de los musulmanes en el territorio del Reino de los Francos. Ramón Berenguer I, Conde de Barcelona era conocido como Hispaniae subjugator.
Sancho el Mayor de Navarra, al incorporar León y Astorga a su corona (1034), asume el título propio de ese territorio y se autotitula Imperator. Lo mismo hicieron Alfonso VI y Alfonso VII de Castilla y León lingüística frente a los demás títulos.


80x80_la_reconquista_1.png